La FEHM ha participado en la XII Jornada Gestión de Riesgos en el Sector Turístico, organizada por Willis Towers Watson

Inmaculada de Benito ha defendido la necesidad de realizar una apuesta seria por el turismo de calidad como vía para mejorar la competitividad y bienestar social

    Img_8960

La presidenta ejecutiva de la FEHM, Inmaculada de Benito, ha participado esta mañana en la XII Jornada de Gestión de Riesgos en el Sector Turístico “Transformando el riesgo en oportunidad”, organizada por Willis Towers Watson, con la ponencia “Cuando el turismo es la solución”.

De Benito ha expuesto que en un momento en el que se está cuestionando el turismo y se habla de la necesidad de decrecer, esa no es la solución, dado que apostar por un decrecimiento de la actividad turística supondría una disminución de la producción, del consumo, del tiempo de trabajo, ofrecer menos servicios, por lo tanto, menos empleo que se traduciría en una pérdida de bienestar.

La presidenta de la FEHM ha señalado que es innegable que existe una clara correlación entre el crecimiento y el bienestar, lo que significa que la clave no está en decrecer sino en propiciar “un mejor turismo, un crecimiento de la actividad turística en un sentido cualitativo y no cuantitativo”.

En este sentido, De Benito ha explicado “que el sector empresarial hotelero ha apostado claramente por un turismo de más valor, prueba de ello es el gran esfuerzo inversor que se viene realizando desde el año 2012 en la remodelación de la planta hotelera, que hasta el momento ha supuesto una inversión de 1.500 millones de euros y en el hecho de que este año, con menos niveles de ocupación, se están manteniendo los mismos niveles de producción”.

Para lograr el objetivo de tener un mejor turismo, “la apuesta realizada por el sector empresarial debe verse reforzada por forjar un marco de competitividad global que profundice en la generación de valor turístico y fortalezca las interrelaciones que mantiene la actividad turística con el resto de la economía”.

De Benito ha concluido su intervención apuntando a la necesidad de “seguir siendo líderes en actividad turística de una forma más eficaz y eficiente, situando la productividad como elemento central del crecimiento económico, realizando una apuesta seria por el turismo de calidad, capaz de generar valor, de tener un efecto multiplicador  y, por lo tanto,  de contribuir de manera decisiva al bienestar social".